29 ago. 2016

Diario de... Cap. 9

Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8

Pero él seguía cayendo... el suelo de Waterdeep estaba cada vez más cerca y la velocidad no se reducía...
Aterrizó haciéndose bastante daño, pero es un tipo duro, aguanta mucho y lo que más lamenta es el haber perdido una de sus jarras preferidas...

Decidimos entonces con la información que conseguimos Sasha y yo, alquilar un par de warponys y dirigirnos los tres (ya que Godmonguer parece que se lo ha tragado la tierra) a las ruinas.
Vamos por las llanuras, es un viaje de dos días y justo la noche antes de llegar a nuestro destino, durante la guardia de mi esposa, nos atacan dos ropers.


Con sus seis tentáculos nos atacan a todos y por desgracia cinco de ellos hieren al pobre Aragh, nos defendemos con piedras y flechas pero son difíciles de matar, al primero lo matamos a distancia, pero al segundo ya no quedan flechas en nuestro carcaj, así que nos tenemos que acercar para a base de hachazos y mazazos terminar con él. Terminamos todos bastante heridos con lo que decidimos quedarnos en el campamento improvisado a recuperar durante 24 horas. Al menos esta vez tenemos suerte y lo único que vemos pasar es un gobling cojeando.

A la mañana siguiente partimos hacia las ruinas y después de dos horas de caminata nos damos cuenta de que no miramos si los ropers tenían un tesoro (tenemos un serio problema con eso, siempre se nos olvida...) pero esta vez lo ignoramos y seguimos adelante.
Después de caminar algo más observamos las ruinas por lo que decidimos tanto Sasha como yo ir a explorar. Nos acercamos y, de repente, notamos como si la tierra se moviese y ante nuestros ojos aparece un escorpión gigante preparado para atacar, el primer golpe lo damos nosotros pero el bicho que de tonto parece que no tiene nada, nos engancha a ambos, uno con cada pinza.


Intento liberarme, pero una de las mazas se cae al suelo, seguimos golpeándolo y él a nosotros nos sigue apretando. Nos hace daño físico además de inyectarnos un veneno que hace que perdamos fuerza y destreza. Lo matamos pero el condenado al morir sigue apretando con las pinzas con la mala suerte que al liberarme, caigo mal y me hago un poco más de daño.

Decidimos ir entonces a una ciudad bárbara cercana antes de intentar nada más, necesitamos pociones o un clérigo que nos cure tanto las heridas como el veneno. Menos mal que llevábamos oro de sobra y los bárbaros nos admitieron en su pequeña ciudad. Por 2.000 monedas cada uno nos curamos sin tener que estar días y días haciendo reposo.
Sin  preguntar en la ciudad si alguien sabía qué había en esas ruinas, al día siguiente volvimos. Esta vez entramos los tres juntos. El escorpión seguía en el mismo punto donde lo habíamos dejado.

Entramos por un pasillo y llegamos a un comedor gigante que está envuelto en una especie de bruma, avanzamos moviéndonos en bloque y al acceder a la zona más ancha del comedor nos encontramos con una emboscada (puede que hubiéramos tenido que intentar ocultar de alguna forma el cadáver el escorpión porque dejamos una pista muy grande de que alguien sabe de esas ruinas....). 
Para empezar unas telas de araña nos atrapan a mi esposa y a mí y cuando conseguimos liberarnos, algo, no se muy bien el qué, se dedica a lanzar nubes de muerte y destrucción. Para seguir con la emboscada, unos tentáculos nos atrapan y nos empiezan a herir, mientras que la nube tiene algo tóxico que nos está envenenando poco a poco. Intentamos liberarnos, pero nuestro cuerpo no responde bien a nuestra mente y fallamos los golpes una y otra vez. Sasha no tarda en morir y poco después Gimbergen.
Sólo quedamos mi fiel lobo Aragh y yo y por si fuera poco, ahora también nos ataca un bárbaro que no tengo muy claro de donde salió. Para rematar unos proyectiles que tampoco sé de donde han salido me golpean, estoy moribundo y de repente sólo veo otros cinco proyectiles que se dirigen en mi dirección. De repente no siento nada, estoy como flotando en un lugar tranquilo, y lo comprendo todo, he muerto, la familia enana ha muerto.
Espero que Aragh tenga una buena vida y que nuestro colega Godmonguer no termine demasiado chiflado con su medallón mágico....

----- * * * -----

Y hasta aquí mi primera partida de rol, para ser concreta, de Pathfinder.
Empecé con una rogue que me llegó a nivel 4 y luego con este enano que duró hasta el 13, no está nada mal.
Espero que os gustaran los post y, ¿quién sabe? quizás narre alguna historia más... De momento ayer comenzamos una de 7th sea y ya tengo medio pensado un personaje para Vampiro.

2 comentarios :

  1. Ya me olía yo que no íbamos a acabar demasiado bien...pero oye, aquí en el más allá no se está tan mal después de todo. Eso sí, aquí no estoy casada (por si surge algo jaja). Gran final y relato para una aventura genial ( que no se entere el master que se le suben los humos). Un besote desde aquí, Sasha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tenga que enterarme por aquí que ya no estamos casados.... jajajaja
      Muchas gracias por comentar ;-)

      Eliminar