8 ago. 2016

Diario de... Cap. 7

Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6

Después de hacer huir al dragón negro y a pesar de las bajas, continuamos nuestro camino. En un punto del mismo nos separamos del resto de los habitantes de nuestra ciudad enana ya que nuestros pasos van hacia Ordulin mientras el de nuestros vecinos va hacia otra ciudad enana.

Llegamos a la gran ciudad comercial de Ordulin donde nos gastamos casi todo nuestro dinero (en mi caso todo, hasta la última moneda) en mejorar nuestro material, aprender nuevas técnicas, pociones.... Si se va a ir a la guerra, hay que esta bien preparados.

Nos subimos a un barco con los billetes cortesía de mi cuñado Gimbergen que era al único que le sobraron monedas suficientes y tenemos un viaje tranquilo. Llegamos a la costa de Proscur, cruzamos por el sur de las montañas hasta Iraebor, un camino seguro. El siguiente paso fue coger un barco de río, donde tuvimos algún encuentro menor, nada complicado de solventar y llegamos a Bardurs Gate. 
Nos establecemos en la Taberna de Earl el feliz, que por dos monedas al día nos da una habitación lujosa en régimen de pensión completa.
Decidimos salir a investigar un poco sobre si alguien ha visto algo raro últimamente, nos separamos, por una parte Sasha y yo, por otra mi cuñado y el monje (Aragh mi fiel lobo se quedó descansando).
Mi esposa y yo no descubrimos nada, sólo nos ofrecen algún trabajillo (no está mal saber donde encontrar curro, que tal y como está la cosa...) en cambio Grimbergen y el monje tiene más suerte y descubren que una mujer contrató a casi todos los mercenarios (por eso estaban todas las cantinas tan vacías) y partieron en dirección norte.
Pasamos por la taberna de Earl a recoger nuestras pertenencias y a Aragh y con mi poder de ranger busco huellas, no es muy dificil ya que son bastantes y las seguimos, yo a lomos de mi lobo y el resto a lomos de unos ponys. 

Tenemos que atravesar las montañas y el bosque de los trolls, malo, por si no lo sabéis los enanos y los trolls nos llevamos excesivamente mal. No tardamos en observar como bajan de las montañas unas figuras, nos fijamos y vemos cuatro trolls de dos cabezas, son verdes con pelo y garras.


Al monje le da un pequeño ataque de pánico pero aguanta a nuestro lado sin moverse. El pony de Sasha marcha aterrado (eso nos pasa por comprar ponys normales en vez de warponys). Los trolls comienzan a atacarnos y nos defendemos como podemos. Matamos y quemamos al primero (hay que evitar que se regeneren como sea, menos mal que me traje mi arco que puesde disparar flechas de fuego y de electricidad).
Según se está quemando el primero de ellos, aparece un troll de las montañas, todavía más grande que los otros (en este momento hay que recordar, enanos en torno al metro y medio de altura, el monje 1.80, los trolls 3-4 metros y el troll que baja ahora unos 7-8 metros, aunque afortunadamente Grimbergen se había tomado algo que le hacía ser tan grande como los cuatro que nos atacaban, lo cual es muy útil para poder agarrarlos).


El monje que es muy atlético hace un salto por encima de uno de los trolls de dos cabezas, le sale de medalla y le golpea.
El troll más grande llega y como soy la primera criatrura que está en su campo de visión me muerde (todavía no entiendo como se pudo agachar para meterme un mordisco sin caer). Me hace mucho daño pero puedo seguir luchando. Finalmente conseguimos tumbar y quemar a los dos más "pequeños" para poder centrar todos nuestros esfuerzos en el grande. Grimbergen lo consigue inmovilizar, lo tumbamos pero cuando intento disparar la flecha de fuego, la debilidad de las heridas me hace errar el disparo y darle a mi cuñado (en serio, fue la debilidad que el tipo me cae bien).
Finalmente conseguimos prenderle fuego una vez más y ya van dos con ayuda de la cerveza enana del barril de Grimbergen (ya habíamos apagado con ella aquiella lámpara siniestra) y una antorcha que llevaba el monje en su petate.


5 comentarios :

  1. El, ejem, "monje" mide como 195-198, no 180. Así y todo, es relativamente bajo para semiorco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cambiaré, y tengo que apuntarme el nombre que al pobre siempre le digo "el monje"

      Eliminar
  2. Este «monje» nos ha salido un poco quisquilloso además de ir abrazando árboles despelotao jajaa...vale, es alto!!! Vaya aventura y que bien narrada ;) Sasha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pobre, encima q nunca pongo su nombre....

      Eliminar
  3. Este «monje» nos ha salido un poco quisquilloso además de ir abrazando árboles despelotao jajaa...vale, es alto!!! Vaya aventura y que bien narrada ;) Sasha

    ResponderEliminar