28 jun. 2016

Diario de...parte 2

¿Dónde me había quedado? (aquí la primera parte)....
Ah, ya recuerdo, perdida por el bosque y con dos amigos muertos, todo muy feliz...
Pues resulta que después de vagar un poco por el bosque (tampoco me iba a meter yo sola en una aventura y morir tontamente) apareció uno de mis compañeros, el monje que abraza árboles desnudo, acompañado de dos nuevas personas, un clérigo y una ranger (prima de la hechicera muerta en nuestra aventura anterior).

Les conté por encima mis aventuras, o más bien desventuras y los 4 juntos decidimos volver a la cueva y aniquilar a todas esas bestias inmundas. 
Nos adentramos en la cueva, primero el monje con su visión nocturna, para al menos saber a que nos enfrentábamos, luego el resto. El monje nos informó que había un grupo de enemigos bastante grande en una de las salas de la cueva y allí que se fue mi colega la ranger a disparar, con tan mala suerte (lo de no ver en la oscuridad es lo que tiene) que lo único que hizo fue impactar contra la pared y avisarles de nuestra presencia.
No nos fue mal, ya que nos cargamos a unos cuantos gnolls y algún que otro escorpión, aunque realmente no nos valió para nada puesto que cuando volvimos al pueblo a por nuestra recompensa, nos recordaron que no era la cueva lo que debíamos de investigar, sino la fortaleza (emoticono de cara de vergüenza).

Después de comprar unos caballos (la fortaleza estaba a 5 días a pie) decidimos aventurarnos a ver que sucedía y nos encaminamos hacia nuestro nuevo destino.
Llegamos sin ninguna dificultad (cosa rara en nuestro grupo) y allí vimos unas ruinas, con gnolls (muchos bichos de estos hay por estos parajes). Como no parecían muchos, decidimos atacar.
Al existir dos entradas nos dividimos, por un lado las chicas, por otro los chicos.
Lo que sucedió a continuación fue todo bastante rápido, nosotras que somos ágiles con un simple salto de inversión adelante, giro de 360º y caída perfecta nos plantamos dentro de la fortaleza matando sin problema a los dos gnolls. Los chicos por su lado, bueno, el monje no tuvo problemas, pero nuestro clérigo con su super-armadura lo tuvo un poco más complicado (al final el monje tuvo que hacer un boquete en la pared para que pasara, lo increíble, no lo escucharon) y en nada terminaron también con sus respectivos gnolls. El problema, al moverse con su armadura a paso lento y con bastante ruido (desde ese momento le quedó el nombre de kling-klong) hizo salir a un minotauro gigante y a 4 esbirros gnolles


Afortunadamente pudimos con ellos y decidimos adentrarnos en el edificio. Gran error, dentro había más gnolls y 2 minotauros a falta de uno, resultado, la casi muerte del monje, mi propia muerte y el rescate de una chica que estaba en en edificio (si, he muerto, pero no llorar por mi, creo en la reencarnación....)

Mis compañeros, muy majos ellos, decidieron no dejarme allí, me enterraron (eso si, después de saquearme, todo mi oro y mis pocas pertenencias) y siguieron el camino de regreso al pueblo.

Montando guardia que estaba la ranger, cuando la chica rescatada le contó que en esa zona había un gran tesoro y nuestra amiga, a pesar de que se olisqueaba algo, decidió seguir el juego abandonando su puesto sin hacer ningún ruido. En este punto recuerdo a su prima (la kamikaze hechicera), y ¿que sucedió? pues que la dulce e inocente chica rescatada se convirtió en una black hag matando a mi amiga en un abrir y cerrar de ojos (pobrecilla ella, pero debe ser que esa familia tiene un gen que les obliga a jugarse la vida de una forma un tanto extraña...)


Y hasta aquí esta nueva aventura, se que me dejo cosas por el camino, ya que fuimos atacados también por sanguijuelas gigantes, oso lechuza... pero que le voy a hacer, estoy muerta y tengo lagunas. Tengo que concentrarme en mi próxima reencarnación




5 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Pocas?? claro, como el Master no muere... :-p

      Eliminar
  2. Hay una prima lejana...y tiene otro gen, el de la venganza servida en plato frio después de un par de hachazos. No va a sobrevivir ni el perverso Master hahaha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta ese gen de la venganza a base de hachazos. Y si nos unimos para derrotar al Master?? eso se puede?? (esto lo digo con cara de niña buena...)

      Eliminar
  3. Debe ser desagradable eso de que te maten. Pero yo también creo en la reencarnación, así que seguiré leyendo para ver cómo continúan esas peripecias :D

    ResponderEliminar